www.escaners.info

Fecha: Agosto 2006              San Fernando de Atabapo. Edo. Amazonas. Venezuela.                  Escaner N°: 873

San Fernando de Atabapo, es el lugar más meridional al que llegamos en nuestro viaje. Si nos hubieran llevado en helicóptero o con los ojos vendados hasta su plaza central, parecería un lugar tranquilo e incluso bonito con su iglesia (foto 1), y su Plaza Bolívar (foto 2).
Pero la realidad es muy distinta, se llega por barca y desde el principio se nota un gran presencia militar, y estos fuertemente armados, también se aprecia una pobreza extrema y necesidad en los rostros. Los indígenas venden lo poco que pueden producir: Pan de yuca (foto 3), o la carne que cazan, que en realidad es "chiguire" una rata gigante (foto 4).
Este lugar se podría llamar perfectamente San Fernando del Contrabando, y es que el total de su población se dedica a esta actividad, unos contrabandean gasolina barata para abastecer los laboratorios de coca clandestinos de la selva en Colombia, y otros contrabandean la coca a Venezuela para distribuirla al mundo.
Así que con esta tensión, miedo, y necesidad que se siente en el ambiente nos dispusimos a realizar las sencillas tareas para las que habíamos venido. Pero las cosas no son sencillas en San Fernando del Contrabando...nuestra prioridad era conseguir un bidón de gasolina imprescindible para regresar a casa, lo primero que debemos hacer es ir a la gasolinera, allí nos espera una tremenda cola para que te den una cartilla, y es que esta cola la hacen todos los días todos los habitantes de la población para solicitar su cupo de gasolina por persona y día, ya que de eso viven cuando la consigan revender más cara en Colombia. Con nuestra cartilla nos vamos a otra cola para solicitar nuestro cupo de gasolina, cuando está registrado, tenemos que ir a la municipalidad para que nos pongan su sello previa cola claro, luego nos vamos a la cola del cuartel militar que también tienen que sellar el documento, con los permisos de todo el mundo, volvemos a la gasolinera, allí hay que pasar por el (la) cacique, esta es la que finalmente decidirá si te llevas o no el combustible, y cuanto. A su lado tiene un escriba, que va controlando tantos litros te han concedido, tantos litros te doy, simplemente los que ella quiera, su misión y la de dar vueltas para conseguir sellos, es que al final del día no se lleven todo el cupo de gasolina asignado, y poder trapichear a su gusto con el... cinco horas nos costó conseguir el bidón.
Después y para cambiar un poco el menú de solo pescado de los niños de Caranaven, intentamos comprar unos pollos en el Mercal (Mercado de alimentos). Estas son unas tiendas subvencionadas por el gobierno con precios fijos y económicos para la compra de alimentos de primera necesidad para la población de bajos recursos. Y si nos venden el pollo, pero solo uno. Les decimos, que tenemos unos 200 niños indígenas para alimentar y que necesitamos 20, nos dicen que no hay problema, pero que nos olvidemos del precio solidario, nos los venderá por la puerta de atrás del Mercal, y al precio que le de la gana. No nos queda de otra que pagar al usurero de turno del gobierno. Esto es lo que en Venezuela llaman el Socialismo el Siglo XXI.
Os imagináis vivir en un lugar así...
 

Waypoint

Todos en Google Earth

sobre.jpg (1101 bytes) Comunícate conmigo

Anterior                                      Siguiente

-Próximo Escáner: Orinoco. Edo. Amazonas. Venezuela.

Indice Cronológico                    Indice por países