Camino a la Comunidad Indígena de Caranaven. Edo. Amazonas. Venezuela

Agosto 2006

Después de unos días en Puerto Ayacucho aclimatándonos a la selva y llenándonos de picaduras de mosquitos, estamos preparados para remontar el Orinoco. Nuestro destino es la comunidad indígena de Caranaven, y para llegar nos integramos en el contingente de una Misión cristiana que cada año organiza allí un campamento para niños indígenas.
Desde Puerto Ayacucho, la carretera continua en dirección sur unos 60 kilómetros hasta Samariapo, este tramo de carretera es esencial para evitar unos rápidos imposibles de pasar con las curiaras. Como aquí en Samariapo termina la carretera, es el lugar de abastecimiento y carga para cualquiera que quiera intentar adentrarse en la selva en dirección al Alto Orinoco (foto 1). Desde aquí y hasta nuestro destino Caranaven son 5 horas de barca Orinoco arriba.
Al principio el viaje es emocionante, todo es nuevo y estamos entusiasmados navegando por el Orinoco (foto 2), pero son muchas horas en una estrecha barca cargada de víveres y personas (foto 3), aun así disfrutamos el viaje y alucinamos con el paisaje arrollador de la tupida selva, y descubriendo parte de sus maravillas como el Cerro Autana árbol de la vida para los indios piaroa (foto 4), y por supuesto la majestuosidad e inmensidad del propio Orinoco (foto 5).
El viaje se hizo muy largo, y con la noche pasó de emocionante a peligroso, no se veía nada, y las barcas no tienen ningún tipo de iluminación, tampoco las que vienen de cara a toda velocidad en contracorriente. Además todas circulan por la orilla derecha para evitar la guerrilla del lado colombiano.
Llegamos en plena noche y en completa oscuridad a Caranaven, así que hasta el siguiente día no descubrimos exactamente como era el lugar a donde habíamos llegado...