Puente de Carlos. Praga. República Checa

Mayo 2010

El puente Carlos, es uno de los puentes más espectaculares de Europa, una obra maestra medieval. Con sus 500 metros de largo y 16 arcos, une las dos mitades de la ciudad de Praga desde 1402. El nombre le viene por ser construido por encargo de Carlos IV, y fue la única comunicación entre las dos partes de la ciudad por 500 años.
El puente es cautivador se mire hacia fuera o hacia dentro, hacia fuera y hacia cualquier lado es todo un espectáculo de cúpulas barrocas, campanarios góticos, torres medievales, fachadas renacentistas y grandes palacios de la nobleza, y si miramos hacia dentro del puente, disfrutaremos de una serie de esculturas medievales que lo decoran. La armonía entre el puente gótico, y su ornamentación barroca es perfecta. No todas las estatuas son originales, ya que algunas se instalaron posteriormente para sustituir a las dañadas por una riada en el siglo XIX, pero todas son obras de maestros bohemios.
El único problema para apreciar todo este arte es la multitud de turistas, vendedores fijos y ambulantes, artistas, músicos y demás que se instalan el puente, lo que impide de alguna manera disfrutarlo...