Faenas Laneras. Hato Piñero. El Baúl. Edo Cojedes. Venezuela

Mayo 2009

En un Hato de estas dimensiones donde las cabezas de ganado se cuentan por miles, hay trabajo, mucho y muchos todo el día, y lo podremos observar con tranquilidad y libertad. Frente al alojamiento principal, están los establos, y desde muy temprano hay actividad, los caballos salvajes son llevados a los pastos a la manera tradicional, o sea a lazo y en manada (fotos 1 y 2).
Al frente, cruzando la pista de aterrizaje de avionetas, se encuentran los establos de ganado (foto 3), allí observamos todo el proceso de vacunación y marcaje de las reses con hierros al rojo vivo (fotos 4 y 5), el hierro del Hato Piñero es el dibujo de una mariposa (foto 6).
Si continuáis husmeando por las diferentes granjas que existen, veréis desde pollitos hasta una gran mamá cerda con su numerosa camada (foto 7), definitivamente un lugar instructivo para llevar a los niños.
Hay muchas más dependencias como una zona para el estudio y la investigación donde se alojan desde naturalistas hasta universitarios, o muchos más trabajos como el de los vigilantes armados con rifles (foto 8) que protegen el Hato de los cazadores furtivos...