Pan de Azucar. Río de Janeiro. Brasil

Julio 2008

La otra visita inexcusable en Río de Janeiro es la subida en teleférico al Pan de Azúcar en el barrio de Urca, es al igual que el Cristo Redentor, un emblema de la ciudad, y tal vez la mayor atracción por las vistas que se disfrutan desde lo alto. El teleférico sube en dos tramos, primero hasta el morro (colina) de Urca, bajarnos y tomar otro teleférico hasta el morro del Pan de Azúcar (foto 1). Las vistas que se disfrutan ya desde el teleférico son soberbias (foto 2), pero desde arriba indescriptibles, hay que estar allí, mirar por ejemplo la vista de la Playa de Copacabana (foto 3), o las diferentes vistas de la ciudad el distrito de Urca (foto 4),  Copacabana y Cristo Redentor (foto 5), Cristo Redentor  la Bahía y Playa de Botafogo (foto 6). O la (foto 7), yo feliz en el Pan  de Azúcar.
Hay muchas más vistas hacia el otro lado, la Bahía y puente de Niteroi, los fuertes, playas y más playas en la lejanía, etc. Además incluso en el Pan de Azúcar tenemos la posibilidad de recorrer unos espléndidos jardines botánicos muy bien cuidados, todo limpio, nuevo y con mucho orden, y en la estación intermedia además de pequeños restaurantes y tumbonas para tomar el sol, los que se lo puedan permitir tienen la posibilidad de subirse a un helicóptero, y hacer cualquiera de los muchos recorridos que hay para sobrevolar Río, como por ejemplo sobrevolar el Cristo Redentor. También hay un pequeño teatro en el que pasan una película sin fin, en la que cuenta un poco la historia del teleférico, que a la vez es de la ciudad desde sus inicios, hasta la famosa película de James Bond, en la que destrozan el teleférico, afortunadamente está reconstruido...